BUENAS PRÁCTICAS EN UN BANCO DE SANGRE

Valora este artículo
(1 Voto)

banco sangre

El ministro de salud y protección social en ejercicio de sus facultades legales, en especial las conferidas por el artículo 544 de la ley 9 de 1979, y en desarrollo de los artículos 245 de la ley 100 de 1993 y 2º del decreto -ley 4107 de 2011, y considerando que la organización mundial de la salud –oms-, durante la tercera asamblea mundial de la salud, en la resolución WHA63.12, hizo énfasis en la disponibilidad, seguridad y calidad de los componentes sanguíneos, e instó a los estados miembros a que tomen todas las medidas necesarias para actualizar sus reglamentos nacionales sobre la valoración y el diferimiento de donantes, la obtención, el análisis, el procesamiento, la conservación, el transporte y el uso de los componentes sanguíneos y el funcionamiento de las autoridades reguladoras, con el fin de que la regulación en la esfera de la calidad y seguridad de los componentes sanguíneos a lo largo de toda la cadena de la transfusión, se ajuste a las normas reconocidas internacionalmente.

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), es el encargado de ejercer la vigilancia sanitaria y control de calidad de los productos objeto de su competencia, dentro de los cuales se encuentran la sangre y sus componentes.

Las Buenas Prácticas para bancos de sangre buscan garantizar que todos los componentes sanguíneos cumplan con los criterios de calidad y seguridad necesarios para minimizar los riesgos del personal involucrado en dichos procesos, el medio ambiente, los donantes y los receptores, así como cumplir con los principios de la donación de sangre y sus componentes de acuerdo con la normatividad, evitar la distribución incorrecta de la sangre o de los componentes sanguíneos, y garantizar la trazabilidad de estos. Que por lo tanto, se hace necesario establecer para el país, la obligatoriedad para que los bancos de sangre que funcionen en el país cumplan con las Buenas Prácticas.

Los bancos de sangre deben tomar todas las medidas necesarias para asegurar la implementación y mantenimiento de un sistema de calidad. La calidad debe ser la responsabilidad de todas las personas involucradas en la extracción de sangre y producción de hemocomponentes.

Todo Banco de Sangre requiere de Licencia Sanitaria de Funcionamiento Decreto 1571 de 1993, o aquellas disposiciones que lo sustituyan, disponer de espacio suficiente para distribuir adecuadamente las áreas del Banco Sangre de acuerdo con su categoría, disponer de suficiente recurso humano con experiencia y requisitos exigidos por el Ministerio de Salud, Contar con los equipos establecidos en los Artículos 5, 13 y 14 del Decreto 1571.

Entre las buenas prácticas que se deben tener en un banco de sangre tenemos:

  • Proteger a los usuarios de la transfusión sanguínea.
  • Establecer las normas de bioseguridad para las personas que procesan sangre y sus componentes.
  • Crear y mantener la garantía de la calidad de la sangre y de sus componentes.
  • Proteger el ambiente institucional y el medio ambiente en general.
  • Lograr y mantener las condiciones sanitarias y de bioseguridad adecuadas.
  • Aplicar el SELLO NACIONAL DE CALIDAD DE SANGRE en todas las unidades destinadas a transfusión, previa la ejecución de las pruebas exigidas, bajo la responsabilidad del médico director del Banco de Sangre.
  • Diseñar y mantener el Plan de Garantía de la Calidad.
Visto 216 veces
Inicia sesión para enviar comentarios